COMO AFRONTAR LAS DECEPCIONES

¿Sabemos afrontar las decepciones que vamos teniendo a lo largo de nuestro camino? Es una pregunta que me he hecho alguna que otra vez. Y tengo que reconocer que en este último año mas… será por eso que dicen que la edad te da aprendizaje, y es cierto, aprendemos cada día que avanzamos.

Como ya os voy explicando, el deporte me ha dado más bueno que malo pero por supuesto he vivido alguna decepción, eso sí, aprendí a afrontarlas y es lo que hoy quiero contaros.

Unos meses antes los JJOO tuvimos un campeonato del mundo, ya estábamos todos los equipos clasificados así que era un mundial en el cual aparentemente no nos jugábamos nada, pero nosotras siempre íbamos a darlo todo en cada competición y más si de un mundial se trataba, entrenamos para llegar allí y hacerlo lo mejor que sabíamos y porque no, llevarnos alguna medalla.

Empezó la competición, la general en la que hacíamos dos ejercicios y de ahí nos clasificábamos para las finales por aparatos, competimos bien y nos llevamos la medalla de plata en el concurso general, ¡éramos subcampeonas del mundo! No está nada mal para empezar, pero al día siguiente nos quedaban las finales por aparatos y ahí iríamos a por el oro.

Llegó el momento de las finales, actuamos muy bien y en un ejercicio nos llevamos la medalla de oro, ahora nos faltaba el segundo ejercicio y nos iríamos a casa siendo campeonas del mundo en los dos.

Pero no fue así, salimos del ejercicio satisfechas, habíamos hecho un buen ejercicio y nos fuimos como en el anterior a la zona que estaba habilitada para ver la nota y la clasificación, y es cuando de repente vimos la nota, ¡no lo podíamos creer! Nos habían dado una nota que nos había dejado en un quinto puesto, no quiero parecer presuntuosa pero no merecíamos esa nota, el ejercicio había sido bueno y era para obtener una medalla, pero no dependía solo de eso, dependía de unas jueces que injustamente nos habían llevado a ese quinto puesto.

Aquí llegó mi decepción, porque no era justo lo que nos había pasado, porque habíamos currado un montón para llegar allí, porque lo habíamos hecho bien, pero las jueces nos fallaron…. En ese momento pensé ¿ para qué todo ese trabajo y hacer las cosas bien si luego una decepción así arrasa con todo…? Pero ¡no! Poco después valore que da igual lo que las jueces nos dieran, porque seguiríamos entrenando y trabajando igual a pesar de todo.

¿Cuántas nos llevamos en la vida? Más de las que nos gustaría seguro, a nivel profesional y las peores, a nivel personal. En mi caso, soy una persona que intento dar el 100%, a veces no lo consigo claro, pero sí lo intento y las decepciones que me llevo a nivel personal son más duras que cualquier otra.
Pero lo que he compartido con vosotros, me enseñó, que no tenemos que cambiar a pesar de ellas, no dejaré de ser como soy ni quién soy, creo que aunque alguien o algo nos decepcione no debemos cerrarnos, y seguir creyendo que siempre aparecerán personas y oportunidades que llegan para volver a creer.

No cambies por los factores externos, por los demás, ni por lo que te hagan, sigue siendo tu mismo, a pesar de las decepciones que tenemos y tendremos… encontramos personas increíbles y proyectos nuevos que seguir.

No dejes que por el camino se cierren candados en tu interior que luego no encuentres las llaves para abrirlos, las decepciones nos hacen crearnos miedos, miedos absurdos que hacen que tengamos miedo a vivir de nuevo, experiencias, relaciones, oportunidades…. nos creemos que nos volverá a pasar y eso nos hace dejar de experimentar.

Todos sentimos decepciones, pero ¿seguirás creyendo en lo que está por llegar?

Tagged under

2 Comentarios

  1. jaime Respuesta

    Genial tania. A todos nos gustaría tener ese sentimiento de superación. No dar un paso atrás ni para coger impulso. Pero la mayoría de la gente somos conformistas. Los deportistas de elite llevais eso en la sangre y por eso sois admirados y reflejo de nuevas generaciones. Sigue así que conseguiras tus sueños. Te lo mereces.

  2. Pi Moraga Lorenzo Respuesta

    Me encanta lo que dices Tania y cuánto han servido tus palabras tanto estas como lo que nos contaste en Lágrimas por una medalla. Muchas gracias por todo y eres una persona maravillosa y lo puedo decir por los detalles que has tenido conmigo personalmente. No cambies nunca!!!!! Besitos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Web diseñada por Zesis